MISIÓN

Somos un equipo de profesionales, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas, interpretando las necesidades y deseos del cliente, creando espacios funcionales, estéticos y eficientes, comprometidos con la sociedad y el medio ambiente.

Filosofía

Nos enfocamos en crear una Arquitectura Apropiada. Apropiada con el paisaje, apropiada con el cliente, apropiada con el clima, apropiada con su tiempo, apropiada con la historia y nuestra cultura.

 

Cuando diseñamos perseguimos 4 objetivos:

  1. Que se convierta en parte del contexto, es decir que se convierta en un elemento común del paisaje. Generando obras respetuosas con el entorno.

  2. Que responda al clima generando Obra eficientes.

  3. Concebimos cada obra como única y original personalizando las propuestas. 

  4. Nos gusta construir obras simples, atemporales, que no den paso a las modas

 

El Arquitecto Osvaldo Hugo Merlini, reconocido como “El Oso Merlini” llegó al Valle Calchaquí en 1978 para iniciar el trabajo de construcción de la primera etapa del Museo de Sitio de la Ciudad Sagrada de los Quilmes, en donde tomó contacto primariamente con la tipología constructiva, los materiales locales y la arquitectura arqueológica de los pueblos originarios. Hace pie en el Valle de Tafí en inicios de la década del 80 para trabajar junto al Arq. Hilario Zalba (el cual se transformó en su maestro y guía) y desde entonces comienza a reflexionar sobre ecosistema existente en el Valle, su historia y las posibilidades del uso de materiales locales para configurar en su mente, con una visión clara: “La Arquitectura debe respetar las características del paisaje, la historia y la cultura del valle”

 

Es así como propone una arquitectura mimetizada y respetuosa del contexto vallisto y de su profunda cultura ancestral. Sostiene que la edificación apropiada debe procurar el equilibrio entre la obra humana y la naturaleza y observa que este concepto de forma intuitiva ya estaba incorporado con pureza en los cascos de las Estancias Vallistas materializados a finales del siglo XVII y comienzos de XIX y en la simpleza de los puestos de montaña. Fue entonces como resignificó y rescató esta noble arquitectura vernácula y popular para dotarla de un carácter único transformándola y adecuándola a las disponibilidades tecnológicas actuales, que termino por representar una tipología arquitectónica apropiada para Tafí del Valle.